Tallin

tallin

La noche cae en Tallin

Como la mayoría de las ciudades con más de ochocientos años de antigüedad, Tallin es un mosaico de zonas históricas. El orgullo y la alegría de la ciudad es sin duda su casco antiguo medieval, pero igualmente encantador es el distrito de Kadriorg, un retroceso a la época en que Estonia fue gobernada por los zares rusos. Además, hay otras áreas de Tallin perfectas para aquellos que quieran acercarse a la cultura y gastronomía de los países bálticos, o simplemente pasar tiempo al aire libre.

tallin

Torre de Margarita la Gorda

Construido entre los siglos XIII y XVI, cuando Tallin -O Reval, como se le conocía entonces- era un miembro próspero de la liga hanseática de comercio, el casco antiguo de coloridas casas con tejados a dos aguas, patios medio escondidos e iglesias grandiosas (recomendables las de San Olaf, la ortodoxa de San Nicolai, y la del Domo en el pintoresco barrio de Toompea) es, con razón, el mayor atractivo turístico de la ciudad. Además, el hecho de que todo está perfectamente encuadrados dentro de una muralla medieval en su mayoría intacta y salpicada de torres de guardia (imprescindible visitar alguna de sus torres, preferiblemente la de “Margarita la Gorda”), le da una dosis extra de encanto de cuento de hadas. No en vano, el casco antiguo en Tallin figura en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

tallin

Frontal de la Catedral Alexander Nevski

De las iglesias medievales se pasa fácilmente a modernas torres, pues el centro de la ciudad de Tallin cuenta con fuertes contrastes entre lo nuevo y lo viejo, por lo que todos los principales lugares de interés están a pocos pasos de distancia el uno del otro. Por ejemplo, el complejo industrial del S.XIX en el céntrico barrio de Rotermann se ha convertido ahora en una zona comercial con un ambiente urbano muy singular y siempre digna de visitar. Además, para aquellos que buscan una dosis de la cultura y el arte, en Tallin se pueden visitar numerosos museos, así como la histórica Ópera Nacional de Estonia, y disfrutar de la representación de una obra en lo que se considera una de las obras maestras de arquitectura del s.XX., o el hermoso edificio de la Catedral de Alexander Nevski, conocida también como la Catedral de Tallin.

tallin

Pasaje Santa Catalina

Otro lugar imprescindible para visitar cuando se viaja a Tallin es el Pasaje de Santa Catalina, callejón de un encanto inusitado que combina la atmósfera medieval con algunos de los maestros artesanos estonios del vidrio y de otros materiales, y que te hará sentir que estás dándote un paseo en pleno S.XIII. Hablando de historia, si quieres conocer la cronología más importante de la ciudad de Tallin, acercate al número 17 de la calle Pikk, justo al lado del Museo de Historia de Estonia y frente de la iglesia del Santo Espíritu: allí se encuentra el Börsi Käik, un curioso pasaje en el que podemos contemplar un eje cronológico de la historia de Estonia escrita en letras doradas sobre el suelo.

tallin

Interior Restaurante Olde Hansa

Aunque no es un monumento ni una estatua famosa o una iglesia importante, no cabe duda que el restaurante medieval Olde Hansa es un lugar marcado por la mayoría de los turistas que viajan a Tallin, ya sea para degustar alguno de sus platos o simplemente por echar un vistazo a su sorprendente interior. Entrar en el Olde Hansa es viajar al medievo de Tallin. Sólo las velas iluminan tenuemente su interior, el personal que te atiende viste ropas medievales y todo está cuidado al detalle para trasladarnos varios siglos atrás en el tiempo y hacernos disfrutar de los mejores platos de la gastronomía de Estonia.

tallin

Palacio y Jardines Kadriog

Ya fuera del centro de Tallin, debemos visitar Kadriorg, una de las zonas residenciales preferidas de Tallin. La residencia del presidente de Estonia y muchas embajadas extranjeras se encuentran aquí. El surgimiento y desarrollo de Kadriorg fue influenciado en primer lugar por la alta sociedad del imperio del zar, y las calles del barrio de Kadriorg en Tallin hacen las veces de museo arquitectónico, entretejiendo diferentes siglos y las culturas en sus aceras: villas nobles, fincas de verano y pisos señoriales se entremezclan con las baratas casas de madera típicamente estonianas. Pero Kadriorg es famosa sobre todo por el Palacio de Kadriog y el correspondiente Parque de Kadriog, que se construyó en principio como palacio de verano para la familia del zar ruso Pedro I y que es el lugar preferido de los habitantes de Tallin para pasear. En febrero de 2006 el Museo de Arte de Estonia (KUMU) abrió en Kadriorg, donde se muestran el arte estonio tanto clásico como contemporánea, y también exposiciones de arte contemporáneo internacional.

tallin

Domingo en Playa Pirita

Finalmente, si viajas a Tallin en verano y te sobra tiempo, visita también la pequeña zona costera de Pirita, a sólo 7km del centro de Tallin y destino preferido de los lugareños para los paseos de domingo y baños en el mar. Con sus playas, parques de pinares y el pintoresco valle del río Pirita, toda la zona ofrece un abanico de posibilidades para unas vacaciones activas. El Jardín Botánico de Tallin tiene tierras a ambos lados del río Pirita, cerca del cementerio de Bosque y Torre de Televisión de Tallin, donde se puede acceder una impresionante vista panorámica de la ciudad y alrededores a 170 metros de altura.

Deja una respuesta

Captcha *