La maravilla de Tallín

Tallín

Tallín, es una ciudad que a pesar de su pequeñez, tiene un gran número de atractivos que la hace ser una ciudad, realmente encantadora y que muchos saben recomendar desde todas las perspectivas, siendo uno de los elementos hermosos que la caracterizan, sus paisajes y callejuelas medievales, al mejor estilo de la antigüedad.

Tallín

Para empezar el recorrido en Tallín, puedes hacerlo en el castillo Toompea, un edificio de los siglos XIII y XV que inspira un sentido clásico que te sorprenderá y que permitirá que tomes las mejores imágenes de acuerdo a un placete barroco sensacional.

También tienes la opción se seguir conociendo cada uno de los lugares atractivos de esta ciudad en la torre Pikk Hermann que con sus 46 metros de altura, lo deja ver como uno de los más emblemáticos íconos turísticos dentro de la ciudad.

Por si fuera poco, dentro de Tallín, puedes encontrar la colina de Toompea encontrarás un par de miradores donde verás excelentes vistas panorámicas de todo el entorno, un entorno que deja saber la belleza de sus alrededores en la entrada y en la salida de todos sus sitios que hacen la diferencia del resto de ciudades exóticas para visitar.

Tallín

Al seguir caminando, también conseguirás en entramado medieval que no puedes dejar de fotografiar, pues será uno de los recuerdos visuales que te quedarán una vez que llegues a tu país o a tu ciudad de origen. En este entramado, está el casco antiguo de Tallín con un paisaje que denota galanura y satisfacción en todos los rincones.

En el mismo entramado están dispuestos los talleres de los artesanos medievales que son propios identificadores de la belleza de toda la ciudad, en estos verás recuerdos y creaciones de vidrio, de cerámica y joyas de los materiales cotizados de toda la ciudad, de forma que los adquieras y tengas recuerdos satisfactorios de esta visita espléndida.

Tallín

El ayuntamiento de Tallín demuestra ser un lugar con una perspectiva gótica de toda Europa, una forma especial de tener visitas incomparables, todo para tener un viaje que querrás repetir una y otra vez en cada una de tus vacaciones.

El monasterio Dominico con su claustro y su museo, es un punto para no desaprovechar durante tu visita a esta ciudad, pues es el reflejo de muchas partes de la historia en esta ciudad con ejemplo y una gran satisfacción desde el primer momento que llegas.tallín

Aparte, no olvides llegar a la torre Kiek in de Kok, un elemento de mucha altura que va destacando un gran semblante en todo el turismo de Tallín, listo para sorprenderte y para dar una vista espectacular a los que deciden viajar contigo, tus amigos y tus familiares.

Deja una respuesta

Captcha *