Cuevas de Batu

Cuevas de Batu

Uno de los santuarios hindúes más fascinantes del planeta no está en la India como todos pensaríamos. Se trata de las ya famosas Cuevas de Batu, un increíble circuito de cuevas ubicada en la localidad de Gombak, en Malasia. Acompáñanos a conocer más sobre este increíble destino turístico.

Las Cuevas de Batu están ubicadas en el distrito de  Gombak, a unos 13 kilómetros  al norte de la ciudad de Kuala Lumpur en Malasia. Comprenden una serie de cuevas caprichosamente esculpidas por la naturaleza y algunos templos del hinduismo. Debe su singular nombre al río Batu o Sungai Batu, nombre que también tiene la población o aldea más cercana a las cuevas.

La cueva más grande (fotografía superior) de todas tiene 100 metros de alto y para acceder a ella debes subir y bajar 272 escaleras, ya desde ahí podrás acceder a los distintos santuarios.

dios Murugan

Tanto como las cuevas y los santuarios que se encuentran en las  Cuevas de Batu (valga redundancia) están  dedicados al dios Murugan. Es por eso que vemos una impresionante estatua dorada de 42 metros (fotografía) de altura en la entrada de este santuario. Este lugar también es el centro del festival hindú de Thaipusam en Malasia. En la parte posterior también encontramos pequeños maussoleos de personajes importantes de esta crencia, pequeñas obras de arte que son digna de apreciar, otro atractivo más del lugar sin duda alguna.

Cuevas de Batu

Ya dentro de las cuevas encontramos pequeños santuarios, en donde los fieles dejan ofrendan y rezan a su dios, además de ser el deleite para los visitantes que aprecian su innegable belleza artística que está fuera de discusión religiosa.

Estas cuevas fueron descubiertas por William Hornaday en el año  1878 y como dijimos anteriormente las cuevas fueron bautizadas así por su cercanía al río Batu.

Cuevas de Batu

Otro de los atractivos de las Cuevas de Batu, son sus singulares habitantes, nos referimos a los monos que viven en las cuevas y corren y saltan libremente por todas las cuevas, santuarios y estatuas; estos simpáticos micos se han convertido en un atracción más; son mansos y algunos interactúan con los visitantes que no dudan en darle de comer y jugar con ellos. Los fieles también con buenos ojos y los ven como los guardianes del lugar.

Cuevas de Batu

Las  están compuestas por muchas cuevas, pero hay 3 que se podría decir que son las principales. Los visitantes pueden ingresar libremente y hacer un recorrido “libre”; pero también pueden optar por seguir un guía, lo que recomendamos ya que así podremos saber la historia e importancia de cada santuario, pintura o estatua.

Para llegar a este fascinante lugar podemos hacerlo a través de la estación de metro Batu Caves (Cuevas de Batu), que parte de Kuala Lumpur y lleva a turistas y devotos.

Deja una respuesta

Captcha *