Cork

cork

Cork es una ciudad en la República de Irlanda, capital del condado homónimo en la provincia de Munster. Con una población de 119.230 habitantes en 2011, es la segunda ciudad más poblada del país, detrás de Dublín, y la tercera de la isla. Cork está construida sobre el río Lee, que por un corto tramo se divide en dos canales, creando una isla en la que se levanta el centro de la ciudad. El puerto de Cork es el segundo puerto más importante del país y uno de los puertos naturales más grandes del mundo.

cork

Ayuntamiento de Cork

Desde arte a música, pasando por artesanía y literatura, Cork se enorgullece de su fantástica oferta cultural, muy reconocida, al ser declarada Capital Cultural Europea en 2005. Siempre es gratificante un breve recorrido para ver el edificio del Ayuntamiento, el Palacio de la Ópera, el Frick Crane Centre o La galería de arte de Crawford. En el corazón de la galería de Crawford están los famosos moldes de Canova, una serie de moldes de escayola donados por el museo vaticano a la sociedad artística de Cork en 1818. El torso de Belvedere, el laocoonte y el discóbolo son algunos de los moldes expuestos que te dejarán boquiabierto. Aquí tienes la guinda del pastel: la entrada es gratis.

cork

Puerto del Río Lee

Cork es también un paraíso culinario (por algo se conoce a la zona como “El condado gourmet de Irlanda”) cuya especialidad es el marisco y la langosta que se pescan en las cercanías al puerto, por lo que es muy recomendable no abandonar la ciudad sin antes haberlos probado en cualquiera de las pequeñas terrazas con vistas al puerto y el río Lee. Y si no lo has hecho antes, otra cosa que no te puedes perder en Cork es la degustación de una buena pinta de cerveza negra (nunca Guinness: en Cork tienen su propia cerveza negra, “black stuff”) al ritmo de música tradicional irlandesa. La sesión de música tradicional es la quintaesencia de la “experiencia irlandesa” y se ha ganado a pulso ser considerada imprescindible en toda visita a Irlanda. Entra en un pub cualquier noche y lo más probable es que un pequeño grupo de músicos haya conquistado una esquina: Sin É, Corner House y An Spailpín Fánach son los más recomendables.

cork

Portada del English Market

El English Market es una visita obligatoria en Cork, y quizá su principal atracción turística: fue catapultado a la fama en 2011, cuando lo visitó la reina Isabel II, gracias a una foto de la misma riéndose con un pescadero que dio la vuelta al mundo. Este mercado es el más antiguo de su clase en Europa, y uno de los pocos que aún sigue activo. Fue construido en el año 1788 y mantiene todo su carácter, ofreciendo delicias gastronómicas locales: las estanterías están repletas de productos artesanos irlandeses y de quesos de granja típicos de la zona que van de lo suave a lo ultra-maduro… Delicioso e imprescindible.

cork

“La Mentirosa de las Cuatro Caras”

La estructura más conocida en Cork es la Torre de la Iglesia de Santa Ana, situada en el barrio de Shandon y conocida como “La Mentirosa de Cuatro Caras”, porque cuando miras al reloj desde abajo, parece que cada lado muestra una hora distinta. La torre se puede visitar en todos sus niveles, el más alto de los cuales ofrece unas fantásticas vistas de la ciudad de Cork. Además, existe en este edificio una costumbre centenaria que en tu visita a Cork no te puedes perder: pararse en el primer nivel para jugar a tirar de las cuerdas que hacen sonar las campanas de la torre (la cuerdas cuerdas de cada campana están numeradas y hay un libro de partituras sencillas para tocar cientos de canciones, desde Cumpleaños Feliz hasta The Final Countdown). Cerca de la iglesia encontramos el Museo de Museo de la Mantequilla de Cork, debido a que la mantequilla fue uno de los productos claves en el condado de Cork, y el museo cuenta la historia de la ciudad y de la industria, mostrando cómo la gente hacía la mantequilla en sus casas, cómo la guardaba, transportaba e intercambiaba.

cork

Catedral de San Finbarre

Otro punto de interés de la ciudad de Cork es La Catedral de San Finbarre. Esta iglesia enorme y preciosa está construida en el estilo gótico francés y tiene sus orígenes en el año 650. San Finbarre fue el fundador y patrón de Cork, pues allí construyó un monasterio en el siglo VII y, en los años siguientes ese mismo monasterio atrajo a los vikingos que vinieron a robar la ciudad, pero finalmente decidieron quedarse allí, creándose así la ciudad de Cork.

cork

Castillo de Blarney

Además, en las inmediaciones de la ciudad de Cork se encuentra el Castillo de Blarney, una fortaleza medieval, repleta de historia y origen de la legendaria “piedra de Blarney” o “Piedra de la Elocuencia”, de la cual se dice que si la besas boca abajo, te será concedido el don de la elocuencia. A lo largo de la historia muchos personajes ilustres han pasado por aquí, entre ellos, Walter Scott o Winston Churchill, y desde luego, a este último capacidad oratoria no le faltaba.

Deja una respuesta

Captcha *